ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN

DEL BOSQUE AUTÓCTONO EN VALLADOLID

www.arba-s.org

arbav@arba-s.org

MARTES de 18 a 21 h. en el vivero:

Facultad de Medicina, entrada por c/ Real de Burgos s/n

frente a la residencia Alfonso VIII.

Foro de arbava: http://es.groups.yahoo.com/group/ARBA_Va/

miércoles, 26 de octubre de 2016

jueves, 18 de agosto de 2016

Las asociaciones de conservación de la naturaleza de Valladolid denuncian la sobreexplotación agrícola, por segundo año consecutivo, del río Cega a su paso por la provincia de Valladolid

Las asociaciones de conservación de la naturaleza de Valladolid denuncian la sobreexplotación agrícola, por segundo año consecutivo, del río Cega a su paso por la provincia de Valladolid, así como la negligente actuación de las administraciones competentes en la gestión del agua (Confederación Hidrográfica del Duero) y en la conservación de los elementos naturales de río (Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León).
Por segundo año consecutivo año las asociaciones de conservación de la naturaleza de Valladolid ( Asociación Garrápinos, Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid y Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de Valladolid) denunciamos que el cauce del río Cega aparece seco en el tramo inmediatamente superior a la presa de El Cardiel, en la provincia de Valladolid, evidenciando la sobreexplotación de caudales para el riego agrícola, así como la dejación de funciones por parte del organismo de cuenca (CHD), que está obviando el Real Decreto legislativo 1/2001, de 20 de julio de 2001 o texto refundido de la Ley de Aguas, que contempla, explícitamente, la necesidad de armonizar el uso del recurso agua con la conservación del medio ambiente, indicando la obligación, por parte de los organismos de cuenca, de mantener un caudal ecológico, por encima del uso para riego. 

El cauce del río Cega se encuentra nuevamente totalmente seco y reducido a una serie de encharcamientos donde los peces se hacinan muriendo por déficit de oxígeno. La situación evidencia un nuevo episodio de sobreexplotación de caudales por parte de las numerosas explotaciones agrícolas que extraen agua de los acuíferos que nutren el cauce del río.
Nuevamente el organismo de cuenca, la Confederación Hidrográfica del Duero, ignora el mantenimiento de los caudales ecológicos establecidos por el propio organismo y permite la extracción de agua para riego cuando los caudales se sitúan por debajo de dicho caudal ecológico, poniendo de manifiesto el más absoluto desprecio por la conservación de ecosistema fluvial por parte de dicha administración, que antepone el uso privativo del agua frente a la conservación del patrimonio público. La sobreexplotación de caudales para riego agrícola provoca la ausencia de agua en superficie y la ruptura de continuidad longitudinal del cauce, provocando la muerte de las especies piscícolas de los tramos afectados, que aun no se han recuperado de la mortandad ocurrida el pasado mes de julio de 2015. En el día de ayer se estaba produciendo la muerte de decenas de peces, la mayoría de ellos pertenecientes a la especie barbo común (Luciobarbus bocagei), endémica de la península ibérica, mientras que otros muchos ejemplares yacían muertos a las orillas de los escasos encharcamientos donde se hacinaban.



Recordamos una vez más que el caudal ecológico, establecido por la propia CHD, se sitúa, para situación normal en 0,28 m3/s, y para situación de sequía, en 0,14 m3/s. El pasado 22 de julio se registra un caudal por debajo de este límite (0,12 m3/s). A partir de esa fecha el caudal sufre variaciones, situándose definitivamente por debajo del límite establecido a partir del día 5 de agosto. A pesar de que estos datos están disponibles en la propia página web de la CHD, el organismo de cuenca no restringe los riegos, provocando la situación actual de sequía del cauce y muerte de fauna piscícola.

Si el año pasado la CHD alegaba las inusuales condiciones climatológicas para justificar la sequía del río, esta primavera se cita como una de las más lluviosas de los últimos años, lo cual pone aun más en evidencia que son los riegos abusivos de la zona los causantes de tales situaciones de sequía total.
También hay que recordar que la zona está catalogada como Lugar de Interés Comunitario (LIC), actualmente Zona de Especial Conservación (ZEC) dentro de la RED NATURA 2000, LIC-ES4180070 Riberas del Cega, cuya gestión es competencia de la Consejería de medio Ambiente de la junta de Castilla y León, a través de su Delegación Territorial en Valladolid. Obviamente, esta administración también está ignorando su responsabilidad como ganarte de la conservación de las especies y ecosistemas, en este caso del tramo afectado.

Las asociaciones firmante lamentan, asimismo, que tengan que ser las propias ONGs, que se financian únicamente con las cuotas de sus asociados y las donaciones de particulares, las que tengan que realizar la labor que deberían estar realizando los funcionarios de la CHD y de la Consejería de medio Ambiente, organismos públicos que cuentan con presupuestos de millones de euros, sin ser capaces de tan siquiera de vigilar la evolución de los caudales y de evitar situaciones de sequía total del cauce y la consecuente muerte de fauna piscícola.

Insistimos en recordar que El Real Decreto legislativo 1/2001, de 20 de julio de 2001 o texto refundido de la Ley de Aguas, contempla la necesidad de armonizar el uso del recurso agua con la conservación del medio ambiente. En el artículo 59.7 se especifica que "los caudales ecológicos o demandas ambientales no tendrán el carácter de uso... debiendo considerarse como una restricción que se impone con carácter general a los sistemas de explotación... Los caudales ecológicos se fijarán en los planes hidrológicos de cuenca. Para su establecimiento, los organismos de cuenca realizarán estudios específicos para cada tramo de río".

jueves, 11 de agosto de 2016

En contra de la autorización ambiental para el “Centro Integral de Tratamiento de Residuos No Peligrosos”, en San Martín de Valvení (Valladolid)

La Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de Valladolid (ARBA Valladolid) y la Asociación para la Conservación y Estudio para la Naturaleza de Valladolid (ACENVA), manifiestan su desacuerdo con que se conceda la autorización ambiental para el “Centro Integral de Tratamiento de Residuos No Peligrosos”, en San Martín de Valvení (Valladolid).
Está semana hemos presentado alegaciones a la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta de Castilla y León, para que no se autorice dicho proyecto. Ya que afectaría a la Zona Especial de Conservación dentro de la Red Natura 2000 de la Unión Europea.
El vaso de vertidos se situaría sobre terrenos de alta permeabilidad –muy superior a la permitida por la ley- en la misma cabecera de un pequeño arroyo temporal que vierte al río Pisuerga en un tramo incluido en el Lugar de Importancia Comunitaria “ ES4140082 Riberas del Río Pisuerga y afluentes”, lo cual supondría un hecho grave y peligroso.


 Vista de la zona donde se situaría el Centro de tratamiento
San Martín de Valvení (Valladolid)
 
 




Dentro del Proyecto, en el Estudio de Impacto Ambiental (realizado en enero, mes poco propicio para un trabajo de campo completo), se observan deficiencias en el apartado de flora. No aparece apartado alguno que tenga en consideración la presencia de Ephedra distachya y de Nepeta hispánica, ni tampoco apartado que evalúe la incidencia del proyecto sobre estas especies o se planteen medidas preventivas o correctoras que permitan su pervivencia en el lugar.
Recientemente miembros de dichas Asociaciones han localizado en la zona estas dos especies las cuales se encuentran protegidas en Castilla y León en virtud de lo expresado en el decreto 63/2007 de 14 de junio por el que se crean el “Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León” y la figura de protección denominada “Microrreserva de Flora”, donde aparecen ambas incluidas como “Especies catalogadas de atención preferente”.
Por la composición litológica y edáfica de la zona no se descarta la presencia de otras comunidades florísticas también protegidas que podrían resultar tanto o más interesantes y en cualquier caso aumentar el valor botánico del lugar.

miércoles, 29 de junio de 2016

sábado, 2 de enero de 2016

NOTA DE PRENSA: DENUNCIA ANTE LA FISCALIA DE MEDIO AMBIENTE DE VALLADOLID.

El pasado 23 de diciembre la Asociación Garrapinos, la Asociación para la Conservación Y Estudio de la Naturaleza de Valladolid (ACENVA), la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de Valladolid (ARBA Valladolid) y Ecologistas en Acción, han denunciado ante la Fiscalía de Medio Ambiente, la posible negligencia en la actuación de las administraciones competentes en el episodio de sequía del Río Cega a su paso por la provincia, que originó la muerte de miles de ejemplares de fauna piscícola protegida.






Se realiza esta denuncia tras el episodio de sequía total de un tramo del río Cega en la provincia de Valladolid, acaecida el pasado mes de julio y tras haber comunicado la situación tanto al organismo de cuenca (Confederación Hidrográfica del Duero, en adelante CHD) como a la Junta de Castilla y León. Asimismo, fue realizada una solicitud a la CHD, por vía formal y mediante registro, de la pertinente información acerca de las actuaciones llevadas a cabo, con el fin de esclarecer las circunstancias de este suceso y aclarar una posible omisión de funciones, la cual no ha sido satisfecha tras haber agotado los plazos estipulados.
Recordamos que el cauce del río Cega apareció totalmente seco debido en parte a las condiciones climatológicas extremas que se vivieron, pero cuyas consecuencias se vieron acrecentadas por la sobreexplotación de caudales para riegos agrícolas. En las inmediaciones de la presa del Cardiel pudieron observarse miles de peces muertos o a punto de morir, acumulados en el rosario de charcas a que quedó reducido el cauce del río en este punto.  El organismo de cuenca (CHD) reaccionó tarde con las restricciones de agua para los riegos agrícolas, lo cual se puede comprobar con los gráficos disponibles en su propia web (ya que dispone de datos a tiempo real), que se pueden consultar públicamente en la aplicación SAIH Duero, alojada en la web de la Confederación Hidrográfica del Duero, y que prohibió el riego cuando ya no había agua en superficie (más allá de pequeñas charcas aisladas), con lo cual se vio afectada la continuidad longitudinal del río y se impidió la supervivencia de gran número de peces y otros animales.
A la citada sobreexplotación de caudales hay que añadir lo que a todas luces parece una irracional gestión del represamiento aguas arriba de la central de El Cardiel. Los indicios encontrados apuntan a que se provocó una brusca bajada del nivel del agua, o aprovechamiento en hidropunta. En opinión de los colectivos naturalistas, esta situación debió ser investigada por las administraciones competentes, en este caso la Confederación Hidrográfica del Duero y el Servicio Territorial de Medio Ambiente, ante la posibilidad de haber incurrido en una infracción medioambiental. Según los conservacionistas, dada las circunstancias de mínimo caudal y la evolución del mismo observada en las últimas semanas de julio, además de la preceptiva restricción de riegos, también debería haberse impedido el desembalse con la finalidad de mantener un volumen de agua de socorro, que sirviera de refugio a la fauna piscícola. Asimismo, se ha denunciado la existencia de captaciones ilegales, como la de un particular que mediante maquinaria realizó un represamiento en el propio cauce sin el pertinente permiso administrativo.
El Real Decreto legislativo 1/2001, de 20 de julio de 2001 o texto refundido de la Ley de Aguas, contempla, explícitamente, la necesidad de armonizar el uso del recurso agua con la conservación del medio ambiente, indicando la obligación, por parte de los organismos de cuenca, de mantener un caudal ecológico, por encima del uso para riego.
Entre las especies afectadas se encontraron barbo común (Luciobarbus bocagei), bermejuela (Achondrostoma arcasii) y colmilleja (Cobitis palúdica), todas endémicas de la península ibérica y dos de ellas catalogadas como vulnerables en el libro rojo de los peces continentales (MAGRAMA; UICN). Junto a éstas, también perecieron miles de ejemplares de otras especies como carpa común (Cyprinus carpio), gobio (Gobio lozanoi) y percasol (Lepomis gibbosus). La situación se agravó, más si cabe, con la muerte de miles de ejemplares de cangrejo rojo, que se hacinaron en los escasos charcos que quedan en el cauce aguas arriba de la presa del Cardiel, provocando el agotamiento del oxígeno disuelto y acelerando el proceso de muerte de los peces allí refugiados.
También hay que recordar que la zona está catalogada como Lugar de Interés  Comunitario (LIC), actualmente Zona de Especial Conservación (ZEC) dentro de la RED NATURA 2000, LIC-ES4180070 Riberas del Cega.
Información adicional: El Real Decreto legislativo 1/2001, de 20 de julio de 2001 o texto refundido de la Ley de Aguas, contempla la necesidad de armonizar el uso del recurso agua con la conservación del medio ambiente. En el artículo 59.7 se especifica que "los caudales ecológicos o demandas ambientales no tendrán el carácter de uso... debiendo considerarse como una restricción que se impone con carácter general a los sistemas de explotación... Los caudales ecológicos se fijarán en los planes hidrológicos de cuenca. Para su establecimiento, los organismos de cuenca realizarán estudios específicos para cada tramo de río".